Hoy he visto este video y no me he podido resistir a compartirlo con todos vosotros.

Cuando somos pequeños somos muy agradecidos con todas las pequeñas cosas, un abrazo nos calma, nos hace felices,… ¿por qué vamos educando en buscar todo lo que no tenemos y querer siempre más, mmm bueno, como nos han educado a nosotros, no?

A día de hoy me alegro de conocer lo que tengo, lo que quiero conseguir y luchar por mis sueños, sin perder de vista que hay que disfrutar de cada momento, ser consciente de lo que tengo, de lo que es mi responsabilidad y de lo que no, poder organizarme para no agobiarme o ir con prisas…

Ojalá pueda educar a mis hijos para disfrutar de las pequeñas cosas, que disfruten de lo que tienen, del tiempo y de cada momento, siendo conscientes de lo bonito que es despertarse un nuevo día, no vivir con prisas y disfrutar de cada uno de los segundos, sabiendo estar donde estamos gracias a la conciencia plena, así conseguiré que sean felices y no busquen la felicidad en otras cosas (porque siento deciros que

la felicidad es un puzzle).

img_0978

Y tenemos que ser conscientes y educar que hay cosas que no salen como quieres, por mucho que quieras, que no nos sirve buscar culpables, responsables o machacarnos, porque será entonces cuando no entendamos lo que es la vida.

Y los niños también lo tienen que aprender y no pasa nada. “No quiero que mi hijo lo pase mal como yo”, pues no aprenderá cómo has hecho tú.

Tu hijo no tiene ni ha tenido la misma familia, padres, ni los mismos compañeros de colegio, ni vive en la misma casa, ciudad, barrio… ¿se parece todo lo que has vivido a eso que le estás evitando? piensa qué aprende si sufre, si aprende que la vida no es de color de rosa, que pasan cosas que no queremos y no podemos hacer nada, …

Sé que vivimos en una sociedad en la que no se lleva eso, vivimos con prisa y haciendo cosas por sueños futuros, que nosotros mismos nos matamos a diario, queremos conseguir cosas que nos cuesten lo menos posible…

Espero que este video os despierte preguntas de cómo podemos cambiar la educación de nuestros pequeños y que vuelvan a abrir un regalo con la misma alegría. (Aunque no sea el último juguete, videojuego, ropa.. de moda). Aprovechando que viene la Navidad, ¿mejor los regalos que los momentos en familia? Seguro que estos últimos son los que recordarán siempre, no lo que trajeron los Reyes año tras año.

 

Cualquier pequeño cambio o intención es más de lo que tenías ayer.