Siempre nos han vendido que la adolescencia es un momento de hormonas descontroladas que no saben ni lo que quieren, se apoderan de ellos y están descontrolados… Eso es lo que se decía antes de estudiar el comportamiento del cerebro, ¿por qué seguimos repitiendo lo mismo años después?

 

La adolescencia es un momento de creación del cerebro, es el momento de esplendor de creación del cerebro superior y dura hasta los 24 años. ¿Y qué hacemos nosotros? dejarlos solos… quieren independencia (dice la gente). Mmmm estupendo, el momento de mayor creación de conexiones en el cerebro les dejamos solos, sin límites y excusándonos en las hormonas, en el mal momento que están viviendo y la necesidad de ser independientes…

 

Cuando no se habían estudiado las cosas, nos dejamos llevar por lo que pensamos y lo que se decía hacía tiempo, los mayores sabían más, pero ahora… vamos a entender a lo que nos enfrentamos, dejemos de lado creencias que lo único que nos hacen es impedirnos que lo hagamos bien. (Puede ser que tu propia creencia esté diciendo dentro de ti… “sí claro, a nosotros nos educaron así y mira que bien hemos salido”) Pues.. sí, eso es lo que nosotros nos creemos, igual que te puedes encontrar a personas mayores que rechazan avances médicos porque antes se hacía de otra manera… pues la ciencia, los estudios, las investigaciones,… todo avanza y cada vez más rápido, vamos a darle un voto de confianza.

 

La educación no cambia el mundo, cambia a las personas que van a cambiar el mundo. 

1. Recuerda que los hijos son puro reflejo de lo que ven en casa: si se les habla mal, ellos lo harán, si no te relacionas adecuadamente con la sociedad ellos tampoco lo harán,… Por muchos ejemplos que puedas pensar que no es así, es porque tu hijo/a vive en un entorno en donde ve más ejemplos y en ese momento a decidido seguir otro, pero no dudes que el ejemplo de los progenitores es el más influyente.

2. El cerebro superior se está empezando a crear, estamos a unos 12 años de edad, hasta entonces, eso de pensar, reflexionar, la creatividad,… la hemos supuesto y en algunas ocasiones se ha dado, pero… es ahora cuando empezamos a crear las conexiones más fuertes, si ya tenemos de edades anteriores nos será mucho más fácil. Pero no demos por supuesto que ya son capaces de pensar.

3. Si no tenemos al cerebro superior, capaz de pensar, ¿serán capaces de establecerse límites? obviamente, no. Siguen sin ser capaces de tener límites y recordamos, como hemos dicho en anteriores post, que los necesitan desde fuera y que son incansables.

4. Quieren independencia. Claro, llevan toda su infancia queriendo hacer lo que quieran y ahora mamá/papá/los profes dicen que soy mayor para saber lo que tengo que hacer y me dejan solo. Es cierto que tienen que empezar a crear conexiones e ir sabiendo lo que deben hacer solos, en algún momento no estaremos a su lado, pero eso ya lo deberíamos estar haciendo desde bastante antes y ahora no los podemos soltar así como así, tenemos que seguir apoyándoles día a día.

– Crea un clima y busca un momento adecuado, que sea vuestro. 

– Habla con ellos, en esos momentos vuestros, cuando se sienta a gusto, no vayas detrás agobiando, ninguno hablamos obligado.

– Pon límites y habla con ellos sobre el porqué. El.. “porque yo lo mando”, “soy tu padre”, “lo he dicho yo”… surgen poco efecto y no lo entienden, por lo que solo podemos esperar que se rebelen. 

– Entiende que tienen que aprender, no des por supuesto cosas. “Lo sabe hacer perfectamente, el otro día lo hizo”, tú también sabes hacer muchas cosas y no siempre lo haces bien.

– Contestan mal, hacen malos gestos, … ¿cómo reaccionas ante eso? Piensa cuando estés viendo eso… ¿qué bueno le hago regañándole? ¿cómo podría decírselo para que lo entendiese mejor? Recuerda que cuando le mando a su cuarto sin haberle calmado no puede entender el porqué y no se va a calmar, lo único que hacemos en encender al adolescente ¿sabe cómo te sientes cuando te dice eso? ¿sabes cómo se siente él/ella cuando dice eso? enseñemos y aprendamos a gestionar las cosas con empatía.

La adolescencia es un momento de aprender, gestionar y volver a crear nuestro cerebro.

Si los dejamos solos se pierden, no saben hacerlo.